El origen de la aceituna

  1. Home
  2. Productos
  3. El origen de la aceituna

¿Sabías que las aceitunas tienen una antigüedad de 40 millones de años?

La aceituna u oliva apareció hace entre 20 y 40 millones de años por la zona de Asia Menor (Turquía) y hace aproximadamente 7.000 años se empezó a cultivar por la zona mediterránea.

Los fenicios en sus rutas comerciales por el Mediterráneo expandieron el olivo, llegando hasta Grecia, Italia y España. Aunque la mayor parte de su cultivo fue gracias a los romanos, quienes se encargaron de llevar las aceitunas a todas sus colonias.

Las aceitunas llegaron a América en el siglo XVI gracias a los colonizadores españoles.

Dice la leyenda que el olivo creció gracias a la diosa Atenea cuando se disputaba con Poseidón el patronazgo del pueblo de Atenas. Ella hizo crecer el árbol, que aportaba a los ciudadanos alimento, madera y aceite. En cambio, el dios del mar creó una fuente de la que emanaba agua salada, lo que resultó inservible.

Hoy en día, España es líder mundial en producción de aceituna de mesa. La producción española representa de media el 62% de la producción de la UE y el 17% de la producción mundial.

¿Qué propiedades y beneficios nos aportan las aceitunas?

La aceituna es un alimento básico en la dieta mediterránea que aporta un sinfín de beneficios para nuestra salud. Contiene sodio, hierro, calcio y Omega 3 y 6. Además de aportar las vitaminas E y A que ayudan a prevenir el cáncer, mejorar el estado de nuestra piel y fortalecer el sistema inmune.

Aceitunas deshidratadas

Aunque en toda la costa mediterránea, en general, y en España, en particular, existe una gran tradición de consumo de olivas, la mayoría de las veces éstas se consumen encurtidas.

En Vegenat S.A quisimos hacer algo diferente y nos lanzamos a investigar sobre los procesos de deshidratación aplicados al fruto del olivar y, de esta manera, podemos ofrecer a nuestros clientes Aceitunas Deshidratadas verdes y negras en formato trozos y rodajas.

Este novedoso producto tiene infinidad de aplicaciones gastronómicas: panificados, salsas, ensaladas, aceites, rellenos, quesos, galletas, aliños, patés… Te proponemos dos recetas donde poder utilizarlas, pero las posibilidades son infinitas.

¡Pruébalas y compártelo con nosotros!