Nuestra campaña de cebolla

  1. Home
  2. Productos
  3. Nuestra campaña de cebolla

Nuestra visión es ser líderes en el mercado de la cebolla de baja bacteriología, en soluciones en ingredientes deshidratados con valor agregado para la industria alimentaria, convirtiéndonos en socios estratégicos de nuestros clientes y proveedores.

Es por ello que cada año centramos todos nuestros esfuerzos en nuestra campaña más importante: la cebolla; cumpliendo con los más estrictos estándares de calidad y seguridad alimentaria, y siempre en el desarrollo de políticas de sostenibilidad y respeto por el medio ambiente, contribuyendo al desarrollo de la economía local durante todo el proceso.

El origen de la cebolla es asiático, en Irán y Pakistán. Cultivada desde el 6.000 a.C. desde Asia se extendió por Europa y de allí pasó a América. Algunas referencias, quizá las más antiguas, indican que se cultivaba en los jardines de China hace alrededor de 5.000 años, aunque no fue hasta que la conocieron los egipcios que obtuvo una mayor importancia. La llegada de la cebolla a toda la cuenca del Mediterráneo fue debida a los romanos, quienes expandieron su consumo a la vez que su imperio.

En los alrededores de Beja se encuentran las fincas lusas de Vegenat utilizadas para el cultivo de la cebolla tan característica que define a la empresa. Nuestro compromiso por proteger el planeta a través de la conservación y gestión de los recursos como son el agua y el suelo son visibles mediante los pivots, el tipo de riego, y el cuidado de los agricultores en la recogida.

Varios camiones se preparan cada día para iniciar su viaje hacia el kilómetro 24,9 de Pueblonuevo del Guadiana durante los meses de campaña. Una vez en fábrica.

Esas cebollas frescas se someten a un proceso de secado hasta perder toda el agua que las componen obteniendo así nuestro producto estrella: la cebolla deshidratada.

La cebolla deshidratada conserva francamente bien el aroma a cebolla e incluso el proceso de desecado lo hace más elegante y sutil que el de la cebolla cruda. Se trata de un ingrediente muy utilizado en la industria alimenticia.

La cebolla deshidratada se usa en multitud de recetas, siendo sus usos prácticamente los mismos que los de esta hortaliza fresca. De hecho, es un perfecto sustitutivo de la fresca. Se puede incorporar a todo guiso que tenga un nivel de humedad suficiente y veremos que se rehidrata muy rápido. Es ideal para sopas, para añadir a una carne picada, a cualquier salsa, a la masa de un pan o como topping para una ensalada.

La cebolla deshidratada se utiliza mucho en la cocina mediterránea, pero también en otras culturas como la alemana, la francesa o, incluso, la norteamericana o la india. Se trata de un producto tan generalizado a nivel mundial que es un ingrediente muy recurrido en muchas recetas. Además, es un condimento que proporciona enormes beneficios para el organismo. Se trata de un producto rico en vitaminas y minerales.